fbpx
10 CONSEJOS EXCLUSIVOS PARA UNA BUENA HIGIENE BUCODENTAL

Podrás presumir de unos dientes bonitos, pero, sobre todo, conseguirás mantenerlos sanos.


1. Más vale prevenir que curar. Mantener una buena higiene dental y bucal es la mejor forma de prevenir la aparición de problemas y enfermedades (y la más rentable a largo plazo, tanto para tu salud como para tu bolsillo).

2. Mínimo dos veces al día. Lo ideal es que te cepilles los dientes después de cada comida (el desayuno, la comida y la cena) pero si al mediodía se te olvida o no puedes hacerlo, es importante que mantengas todos los días la limpieza de tu boca por la noche.

3. No te olvides de limpiar los espacios interdentales también a diario (con seda dental o con un cepillo que llegue hasta ellos), ya que la mayoría de los problemas que sufren las encías se inician justo en esas zonas. Y refuerza esta limpieza usando un colutorio con efecto antiséptico.

4. No abuses de los dulces. Perjudican tus dientes (incluidos los refrescos con cola) y aumentan el riesgo de que las caries proliferen en tu boca.

5. Abandona el cigarrillo. El tabaco, además de destrozar tu aliento y el color de tus dientes, aumenta tus problemas bucales, puede provocar la pérdida prematura de los dientes y aumenta el riesgo de sufrir cáncer oral.

6. Bebe agua con frecuencia. Además de mantener tu boca hidratada, si bebes con frecuencia, el agua tiene un efecto lavado que te ayuda a mantener la boca limpia y fresca. Eso sí, nunca debe sustituir al cepillado.

7. Cuidado con las bebidas energéticas. Contienen ácidos que erosionan el esmalte dental. Controla su cantidad y, cuando las consumas, no te cepilles nunca nada más beberlas o agravarás la pérdida de minerales. Mejor, enjuágate con un líquido que contenga flúor o espera 20 minutos antes de usar el cepillo.

8. Controla el estrés y la ansiedad. Cuando vives muy estresada y caes en picos de ansiedad, las defensas de tu cuerpo se debilitan y esto influye también en tu boca. A menos defensas, más proliferación de bacterias y más posibilidad de un aumento de caries.

9. No te saltes la visita al dentista. Al menos una vez al año, debes acudir para que revise el estado de tu boca. Además, ¿sabías que tu dentista puede ayudarte a detectar a tiempo otras enfermedades como la diabetes o los problemas cardiovasculares?

10. Si quieres blanquearte los dientes, el especialista debe valorar primero tu estado de salud: el blanqueamiento puede afectar a la sensibilidad de dientes y encías.

Por todo esto, desde nuestra clínica dental te animamos a que reduzcas tu consumo de tabaco ¡por el bien de tus encías!

>